LA SEGURIDAD EN EL MAR

Ante el reciente acontecimiento de trágico resultados y que llevó luto y profunda consternación a varias familias panameñas y a la ciudadanía general, donde 3 jóvenes panameños naufragaron en alta mar, logrando tan solo uno sobrevivir tras pasar grandes penurias como consecuencia de un daño en el motor fuera de borda; permítanme referirme acerca de los cuidados que debemos tener todos los pescadores artesanales, deportivos y demás aficionados a la pesca embarcada cuando nos aventuramos principalmente en el mar.

Y es que por más experiencia que pensemos tener como pescadores, adentrarse en el mar ya sea por trabajo o diversión, es “aventurarse“, y estar propenso a los riesgos y con ellos los peligros propios del océano; así sea cerquita, por la costa nada más, como en una ocasión dijera un amigo a mi Padre, cuando salía a “probar“ el motor  fuera de borda de su lancha.

“Lleva agua, una buena soga y el ancla “ le dijo Roberto a su amigo, ¿para que? le contesto, “solo vamos aquí cerquita, por la bahía…..”

Como si el destino quiso darles una lección, ese día amigos míos, allí, cerquita de la costa, alcanzable inclusive a nado, el motor falló y en poco tiempo en el intento de volver a arrancarlo, las corrientes y la fuerte brisa fue alejando la embarcación de tal manera que finalmente una Camaronera tuvo que remolcarlos desde Chepillo.

Como aficionado a la pesca deportiva, esta anécdota familiar me ha hecho aprender que al mar hay que tenerle respeto, no hay que confiarse jamás de él, porque puede ser traicionero, al mar amigos míos, no se le subestima nunca!, por el contrario, se de quienes se consideran ante él  muy  hombres o lobos de mar, de conocerlo como la palma de su mano, pero que en el fondo me han confesado que no solo lo respetan sino que además le temen.
A mi personalmente me pasó en el Lago Gatún, aquella mañana de pesca familiar junto a mi Padre e hijo se convirtió de alegre y divertida en angustiosa.

Martín Fierro Padre e hijo.

Distante unas 2 horas del muelle público de Gamboa y muy adentro de las riberas del Canal de Panamá, nuestro bote zozobró por una falla del motor. Inesperadamente el cojinete de la propela cedió por un desgaste impredecible impidiendo que la embarcación avanzara.

Gracias a que mi Padre contaba con su celular (el mío lo había dejado concientemente en el auto), pudimos contactar a nuestro hermano y solicitar a través de él ayuda a la Autoridad del Canal de Panamá para ser asistido en poco tiempo por una patrullera de la Comisión. Vaya suerte la de ese día, pense, gracias a Dios no fue en el mar, allí la historia hubiese sido probablemente otra.

Don Roberto Fierro de gran experiencia en el mar.

Siempre es bueno conversar con gente experimentada, pescadores que día a día buscan en el mar su sustento y que han desarrollado la habilidad de descifrar su comportamiento y avisos con tan solo mirar su entorno.

Si Usted es pescador y frecuenta el área de la Bahía de Panamá, probablemente recuerde o trató alguna vez con Justo, aquel artesanal del área de La Boca, bajo el Puente de las Américas y que fue conocido como “Jack Coustoe”; Justo siempre me decía, “…cuando cielo se pone negro en el horizonte y ves que se une con el mar, arranca el motor y vete!” también decía “….cuando sientas una suave brisa fría que te pega en la cara y que viene del Archipiélago es momento de partir” .

Equipos de seguridad importantes para la navegación marítima:
Sonar, Brújula y GPS.

Mi difunto Tío, Hiran García (Q.E.P.D), pescador aficionado y que acostumbraba a embarcarse en su “bongo” de madera hecho en el Darién, fue muy prudente en sus salidas al mar; para él no era buen indicio cuando veía el agua a lo lejos encrespada, con espumita blanca, eso era suficiente para advertirle que tenía que irse aún cuando la pesca en ese momento estuviera en todo su apogeo y sin importar los reclamos de los demás a bordo, daba con autoridad la orden del levar ancla a la vez que decía que es mejor “una retirada a tiempo ….” .

Para que cada experiencia de pesca embarcada sea agradable, es importante organizarla en su más mínimo detalle, nunca! por favor estimado lector, nunca!   improvise una salida al mar, porque como le dije anteriormente, tras las aventuras coexisten los riesgos, los peligros y aunque no me crea, un insignificante destornillador plano puede ser en un momento dado quien salve la vida de toda una tripulación.

Para el experimentado Capitán Robbie Navarro, de la empresa Panama Fishing Experts la cual se especializa en Viajes de pesca deportiva Offshore e Inshore, así como aventuras de pesca submarina, la seguridad que debe preverse cuando se adentra mar afuera considera primordialmente una soga resistente de no menos 300 pies de largo, un ancla con al menos 20 de cadena, un pequeño espejo, brújula y tantos salvavidas como sea la tripulación.

Capitán Robbie Navarro (primero a la derecha)
Experto en navegación de pesca deportiva

Como guía recomiendo además poner mínimo 20 pies de cadena en el ancla y creo que también es bueno recordar como Parte importante un kit de primeros auxilios hecho en casa  e incluir un bloqueador solar para prevenir el cáncer de piel por los efectos de la exposición prolongada al sol“

Robbie.

 Un buen sistema que utiliza Tomás “Pepe” Roquebert del “Team Cachira” e incluso desde antaño pescadores ya retirados, es el mantener en la embarcación una lista plastificada de todo lo que debe llevarse y estando uno abajo y otro arriba del bote revisar en voz alta los implementos necesarios: ancla…soga…agua…salvavidas…herramientas…etc.

Es necesario contar con lo básico frente a contingencias

No importa cuan cerca vaya, en el mar  siempre considere lo siguiente:

 1.- Escoja de entre la tripulación, un Capitán, (por lo general suele ser el dueño de la embarcación) al cual le deberán obediencia a bordo.

 2.- Nunca salgan al mar, sin dejar dicho en tierra a los familiares, a un amigo o a las autoridades o encargados de los muelles públicos o privados, la ruta que va a seguir, su destino y la hora que esperan llegar o regresar. Jamás falten a su programación, no se desvíe de la ruta planeada, ya que ello permitirá ante cualquier contratiempo determinar su posible localización en función a las corrientes y la dirección del viento de ese día.

 3.- Lleve de 3 a 4 botellas grandes de plástico con agua potable y asegúrese que tengan un buen cierre.

 4.- Guarde en su caja de pesca: un pequeño espejo (para hacer señales mediante reflejos del sol), una brújula, un silbato agudo pues su sonido viaja extensos kilómetros a cielo abierto, algunas conservas con “abre fácil” como tuna, salchichas, galletas saladas, etc., goma de mascar (para mantener la salivación), aparte de otras cosas que guste para mantener en reserva frente a contratiempos y que no sean perecederos a corto plazo.

 5.- Recuerde la buena soga, esto es imprescindible al igual que una ancla apropiada al peso del bote atada a no menos 20 pies de cadena, salvavidas, Radio VHF, linterna de mano, baterías alcalinas de repuesto y mínimo un remo, herramientas básicas, un recipiente para achicar el agua y si no tiene tolda la embarcación, lleve una lona plástica de esas de color azul, para protegerse ante el incandescente sol.

6.- Si no posee radio marino de comunicaciones, aproveche la tecnología que ahora tenemos al alcance de la mano procurando llevar un celular con suficiente tiempo aire y carga de batería y porque no, adquiera una segunda batería  (que no le costará seguramente más de 10.00 balboas) y llévela  bien resguardada  en una bolsita plástica.

Cuando el negro cielo se une con el mar…..

El uso del chaleco salvavidas es primordial

La condición mecánica del motor debe ser verificada en cada zarpe.

Ing. Tomás “Pepe” Roquebert
Considera en cada salida de pesca todas las precauciones.

Quizás muchos de ustedes pensarán que “cargar“ con todo esto es incómodo y a veces innecesario, si voy aquí enfrente nada más, o no pretendo salir del Canal o bien mi bote esta nuevo y en buenas condiciones,  no amigos, nunca confíe su vida ni la de los que le acompañan a una máquina, por más nueva o bien mantenida que esté;  no señor, yo al menos que he tenido aunque gracias a Dios contadas veces, mi par de buenos sustos ya no lo hago, las experiencias me han enseñado a ser prudente e intuitivo con el mar, a temerle, respetarlo y nunca retarlo cuando “veo“ que no esta de buen humor.

 Salud!

Escrito por: Martín Fierro (Abernathy Field Tester).

7 Respuestas a “LA SEGURIDAD EN EL MAR

  1. Me gusta esta web, laboré en las capitanías de Puerto en el litoral Atlantico y Pacifico de Costa Rica, hoy dia estoy jubilado, coopero en mmis Pais con organizaciones privadas y gubernamentales relacionado con la pesca artesanal asi como pesca deportiva.

  2. Muy acertados todos sus comentarios y ayudas, me alegra haber ingresado a la web, ya que estoy empezando y al ser novato no conosco muchas de las precauciones que se deben tener, me han ayudado bastante, mi segundo viaje de pesca sera el domingo 22 de julio y ahora creo ir mas preparado. Exlente articulo
    Saludos

    • Gracias Patrick por tus comentarios, siempre encontraras en tu Almacén Abernathy a los amigos, a esos que como tú comparten la misma pasión por la pesca sana y responsable. Un fuerte abrazo para ti, colega pescador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s